GENTE JODIDAMENTE NORMAL, LES ODIO.


 

Por muchos festivales masivos de verano que haya, hemos pasado a ser un actor secundario. Estos macrofestivales no dejan de ser una tradición típica como el tinto de verano.

Lo que quiero decir es que es ocio.

Desde el boom de internet y hay que ver qué fácil es descargarse todo gratis y lo poco que ocupa, la música no vale nada. Y tras décadas y décadas de educación, todos hemos aprendido que lo que no vale nada, no vale para nada.

El problema siempre fue la gente de a pie, no las multinacionales ni el demonio internet.

Las grandes multinacionales que tenían divisiones dedicadas a la música, ahora la han incluido como subdivisión dentro del ocio.

Pero ahí sigue. A veces puedes ver que quiere decir algo. Como los actores secundarios. Como Harry Dean Stanton, que en la nave espacial Nostromo sabía que se enfrentaba a una amenaza interestelar, pero murió porque consideraba más importante buscar a su gato Johnsy.

Harry aceptó su único papel protagonista, en “París Texas” porque Wim Wenders le prometió que no tendría que decir una palabra hasta la mitad de la película. Pero esa interpretación marcó a generaciones de músicos.

Texas se pusieron ese nombre y formaron un grupo porque estaban obsesionados con esa película.

Pop Will Eat Itself le dedicaron una canción a Harry Dean Stanton.

Deborah Harry también le dedicó una canción “I Want that man”.

La fantástica frase que encabeza este artículo la pronunció en “Repo Man”, de Alex Cox, una película de culto donde el protagonista (Emilio Estévez) es reclutado por unos mafiosos para “recuperar” los coches de gente que no les paga. El problema es cuando recupera un coche en cuyo maletero hay un alienígena. Si alguien dice que la peli es aburrida, que se lo haga mirar.

Todas las películas en las que interviene Harry Dean Stanton son buenas. No solo por su presencia, sino porque tenía la inexplicable capacidad de elegir bien siempre.

Harry parece que no tenía ninguna pretensión y que se interpretaba siempre a sí mismo. Me gusta que la gente normal piense eso, que comentan errores de ovejas.

Cuando conoces a alguien, a cualquier persona, a lo máximo que aspiras es a tener algún momento genuino, auténtico.

Ah, qué dos palabras.

Cuánto escasea.

Para no confundirme con la avalancha de músicas impostoras, prefiero que se relegue su papel al de actor secundario.

 

SONIK DRAWER 2018

 

Anuncios

THE CULT. CEREMONY


Tal y como está el patio, las victorias parciales son muy importantes.

The Cult fueron despreciados por la crítica constantemente, pero se fueron haciendo con un grupo de fans fieles hasta la muerte gracias a cierta trascendencia en su música y su imagen.

Tienen una filosofía, y toda filosofía es peligrosa. Voz y un riff de guitarra tras otro.

En España la repercusión del grupo pasó de puntillas, eclipsados por productos más masivos, pero el día de su concierto el 29 de Junio de 2018 en Valencia se pudieron ver un gran número de camisetas, algunas viejas de hace muchos años, pero lucidas con orgullo.

Fue tan previsible, glorioso y excitante como una ceremonia.

Nada de virtuosismo, solo una canción detrás de otra, los allí presentes las reconocían al primer segundo, a veces casi poniendo los ojos en blanco – esta es “Rain” – casi podías sentir la lluvia en la cara.

Billy Duffy haciendo el air guitar de la portada de “Sonic Temple” sobre todo al final del concierto, la banda tan concentrada como si estuviera en trance. “She sells Sanctuary” como el momento cumbre de la ceremonia.

The Cult son unos chicos de clase media que han recibido atención por parte de la prensa desde prácticamente su primer concierto. Aún así han permanecido fieles a una personalidad clara e indestructible.

Cuando publicaron su primer disco hubieran vendido su alma al diablo por un poco de atención, por destacar. Al fichar por una multinacional a la primera de cambio estaban dispuestos a aceptar su condición de cobayas de la industria. Mediante una conjunción planetaria, coincidió que el productor de Wham!, Steve Brown, también estaba dispuesto a vender su alma al diablo por convertirse en un productor de rock rock y quitarse la fama de productor de grupos nenazas. Así se convirtió en el productor de “Love”, el primer disco de The Cult. Y como mucho me temo que no tenía ni idea de producir a un grupo de rock, no se le ocurrió otra cosa que ecualizar las guitarras en primer plano, y dejar la voz en segundo, como si fueran coros (backing vocals). El resultado es mítico, sobre todo en la citada “She sells Sanctuary”.

Es célebre el despiste de Steve como productor de rock, sobre todo cuando acabó produciendo el primer disco de Manic Street Preachers, que gracias a Dios tuvo una producción distinta en su edición para Estados Unidos, donde se podía oír la batería de Sean Moore como se merece. Había aprendido a producir voz y guitarra, pero la batería, Steve, dónde coño estaba la batería…

 

Ian y Billy, con su parafernalia pseudo-india pseudo-religiosa, de lo más personal y reconocible, combinada con esa música tan personal y clásica a la vez, empezaron a sumar y sumar adeptos. Y todavía siguen ahí.

El conocido gusto de Ian por la botella no les ha impedido conservar su empuje y envidiable energía sobre un escenario.

Da gusto ver que de verdad alguien moriría por algo. Algo auténtico, suyo, no una mierda impuesta.

SONIK DRAWER 2018

 

VÍCTIMAS DE ALDEANOS CON ANTORCHAS


Todos somos muy sensibles y buenas personas. Los aldeanos con antorchas también, además linchan sin contemplaciones a la gente distinta a ellos.

No solo Frankenstein ha sido víctima de incultos con ideas enquistadas en su cerebro. Estos linchamientos se producen a todos los niveles todos los días.

 

Billy Corgan hace cierto tiempo atrajo el interés de crítica y público, es un genio, y lo sabe. A lo mejor cree que es más genio de lo que es, pero que levante la mano el que haya compuesto algo mejor que “Disarm” o “Cherub Rock”.

Con un grupo fiel, cada uno de ellos con talento y personalidad propia, a pesar de su voz de lija Billy accedió a lo alto de las listas comerciales y de todo tipo. Rock personal y moderno. Con una marcadísima violencia en los temas fuertes, algunos realmente fuertes, y un dramatismo y magia que te dejan en el sitio en los temas más lentos. Se sentía cómodo en las dos caras de la moneda. Y te hacía llorar cuando hablaba de inocencia pura y dura (“Today”). Todo lo que podría haber sido, lo que todavía podría ser.

Cuando publicaron “Siamese Dream”, su disco definitivo, en un alarde de modestia Billy dijo que ya tenía más de treinta canciones acabadas para su próximo disco. Todo el mundo lo tomó como una fanfarronada, pero era cierto. Para cuando llegó “Mellon Collie and the Infinite Sadness” habían conseguido lo imposible. Eran un grupo masivo y de culto a la vez. Fans realmente enganchados a las letras de las canciones, no es para menos, leed, leed. Un mundo interior tan real e intenso como una hostia en la cara, pero también como un beso de la chica de tus sueños.

Cuando rodaron el vídeo para “1979”, un fan lo robó del vehículo del grupo en un descuido, y tuvieron que hacerlo de nuevo con ideas distintas, empezando de cero. El vídeo original es un auténtico objeto mítico de culto. En internet y demás mundos vulgares no puede encontrarse, tendrás que hacer algo más que apretar putos botones si quieres conseguirlo.

Con “Adore”, sin cambiar en esencia, se metieron en un mundo sofisticadísimo, “no vemos por qué las canciones no pueden sonar grandes y fantásticas, usando todos los recursos para ello”. Sintetizadores y atmósferas. Podría haber sido otro tremendo éxito. Pero no. Este disco contenía segundo tras segundo auténticas traiciones para los aldeanos con antorchas. Al público, tan metido en su música y con las ideas muy claras de lo que eran y lo que no eran The Smashing Pumpkins, no le hizo ninguna gracia y les dio la espalda definitivamente.

Cuando llegó “Machina / The machines of God” ya era demasiado tarde. Temas preciosos como “This time” o “Stand inside your love” ya no le interesaban a nadie.

Hubo un momento en que fueron masivos y famosos, pero ya nunca tendrán una base masiva de fans para siempre, como The Rolling Stones, U2 o Coldplay. The Smashing Pumkins cayeron en desgracia, sin vuelta atrás posible.

SONIK DRAWER 2018

 

 

TODOS QUERÍAMOS SER BILLY IDOL


Siempre tuvo muchos detractores, mucha imagen y poco contenido, ya sabes.

No he conocido a una sola detractora.

Supongo que lo que más les cabreaba es que tenía un origen realmente punk, fue miembro de los “Bromley Contingent”, mierda punk con certificado de autenticidad. Pero sus canciones no eran lo que se esperaba, no se parecían a los punk más punk. Y mira que Johnny Rotten ya lo dejó bien claro: “el punk murió el día en que alguien se puso un imperdible por imitación”.

Los fans de la música auténtica esperan a alguien autodestructivo que sangre su desgracia en sus discos, como Johnny Thunders, por ejemplo. Billy Idol es un superviviente, con todo lo que eso supone en términos de actitud, personalidad, y toneladas de suerte.

No hay profundidad en sus letras, el sexo, la diversión y la energía de no dejarse arrastrar son los principales temas en sus canciones. Nunca ha caído en intentar ser profundo, como George Michael, que paradójicamente en sus baladas más profundas resultaba soporífero y aburrido, y en sus canciones más divertidas parecía un auténtico artista. Billy Idol siempre ha sido divertido.

Aprovechaba las actuaciones en play-back en televisión para meter mano a las chicas que hacían coros. Se rumorea que el título de su disco “Charmed Life” se le ocurrió cuando estaba en una piscina de champán con la actriz porno Ginger Lynn. Él dice que no se acuerda de nada de eso. Claro. Ya.

David Bowie decía que tampoco se acordaba de sus excesos de los años 70, también mentira. Lo que ocurre es que no lo quería soltar como en un reality show, prefería hacerlo de forma artística como en la canción “Crack City”.

En el vídeo de “Cradle of Love” se metía en un cuadro y empujaba Marilyn Monroe para ponerse él, aunque dice que esa canción es un poco empalagosa, seguro que no le hizo ascos cuando llegó al número uno en las listas de pop y de rock, algo muy difícil de conseguir.

En un programa de televisión muy famoso en los 90, “Su media naranja”, a veces llevaban a parejas jóvenes para contrastar con los habituales vejestorios. Un día apareció una de esas parejas, el hombre se las dio de machote durante todo el programa, y al final su chica dijo “a mí lo que me pone es el póster de Billy Idol que tenemos en nuestra habitación”. El hombre dijo balbuceando y en bajito que había intentado quitarlo, pero ella no quería.

En su versión de LA Woman, su mayor éxito mundial, se limita a tocar la canción más rápido que la original. Pero, ¿no es eso lo que hicieron los principales intérpretes de blues, empezar a tocar más rápido en cuanto se electrificó su sonido?

No puede ser un cuento cuando después de más de treinta años sigue en sus trece, con el mismo tipo de canciones, divertidas y sofisticadas, bien producidas, nada de cutre punk. “Venga tío, si lo hiciera solo por la pasta, ¿crees que sacaría un disco cada tres años?”. Sigue siendo el mismo. Exactamente el mismo, no me digas que no tiene mérito. Cuando se le pregunta sobre el significado de “Dancing with myself” repite por enésima vez que la canción va de las discotecas que había en Tokio en los 70, donde la gente bailaba frente a un espejo. Pero nadie le cree, le vuelven a decir que quizá trate sobre masturbarse, así que Billy dice que vale, que va de lo que tú quieras que vaya, y simula masturbarse delante del periodista “vaya, fíjate cómo he acabado, me he puesto todo perdido”, dejándole sin palabras, muy difícil hacerle la siguiente pregunta.

Desconfíe de la gente que va de profunda y filosófica. Puede que solo sean unos muermos.

 

SONIK DRAWER 2018

APRHODITE´S CHILD


Demis Roussos es conocido por tener el pelo muy largo y hasta se hicieron anuncios de algo parecido a patatas fritas cambiándole la letra a uno de sus éxitos.

Vangelis es un compositor extraño y famosísimo que ha hecho de todo, ya sé, ya sé, la banda sonora de Blade Runner. Y “El Apocalipsis de los animales”.

Ahí quería llegar.

Aphrodite´s Child es irrelevante a no ser por su disco 666. Basado en el Apocalipsis.

En este grupo estaban los dos, ambos griegos, son la aportación griega a la música más conocida de lejos.

Cuando grabaron el disco, su sello discográfico, Polydor, después de escucharlo atentamente, les puso de patitas en la calle. Pero Demis Roussos, cuando empezó a ser famoso, presionó para que se editara. Cuando todo estaba preparado para que acabara nadando en pasta, se pringó para editar ese infame disco. Ole sus huevos.

Referencia para satanistas de todo a cien, el disco te obliga a hacer cosas que te hacen daño, ocupa el centro de tu mente, y hay claves ocultas como combinaciones secretas de caja fuerte que conectan con tu subconsciente para que estés dominado aunque tú no lo sepas.

El demonio es retorcido. Y ha debido divertirse como un loco con estas cosas. En el mundo actual está un poco olvidado, o bien ha adoptado otras formas más vulgares y directas, miren el Telediario si no me creen, pasen y vean. Hay gente que pensaba que “Aphrodite´s Child” significaba “El hijo del Demonio”. ¿Dominio de las artes oscuras o conocimiento del idioma inglés como yo conozco el chino cantonés?

Para ser un disco que pasó sin pena ni gloria, el fervor que ha desatado como disco de culto no tiene parangón. Cualquier neurona débil o directamente analfabeta puede sucumbir a sus mensajes ocultos.

Eso sí, el disco tiene méritos estrictamente musicales, y es raro de narices. Desde luego, es bastante más entretenido que la media de rock progresivo soporífero de la época. Vangelis tenía agujeros negros en su mente desde el principio, que se han manifestado de forma demasiado intermitente.

Hay que reconocer que su legado es bastante más extraño que los discos de la época. Venga, vamos a divertirnos una vez más con la teoría de la conspiración:

En plena euforia acid house a finales de los 80, el grupo Westbam, en uno de los himnos de la época conocidos hasta la saciedad “Monkey say, monkey do”, además de samplear a Iggy Pop sin ninguna vergüenza, samplearon sin que nadie lo reconociera a Aphrodite´s Child. Desde 1972 a 1989.

Pensad en las coincidencias. El acid house estaba dirigido en su mayoría a las víctimas del baby boom, casi todas nacidas en 1972 (año de publicación de 666), y que en 1989 contaban 17 años, público objetivo de la última corriente musical hasta la fecha que se implantó entre la juventud sin el consentimiento de nadie.

En “Monkey say, monkey do”, en un momento de relativa calma, aparece una voz en off que rebosa inteligencia (¿maldad?) y es incisiva, hablando de “the sound of… thunder!”. Esa es la referencia exacta.

Para qué estamos aquí, si no es para morir.

SONIK DRAWER 2018

# MANIFIESTO FEMINISTA


 

No me gusta que me metan en un saco.

Luego me piden que haga y que apoye cosas con las que no estoy de acuerdo.

Sé lo que defiendo. Mis ideas, las mías, no creo que coincidan mucho con las de nadie más.

Creo que la gente debe hacerse vegetariana, pero lo que todos quieren es que sea mala. No os interesa lo bueno. Una vez dije que había puesto una bomba en un McDonalds, fue muy divertido y me salió de las entrañas. Luego tuve que disculparme.

Quiero un comercio justo, que a los países desfavorecidos se les deje de explotar, nada que no se haya dicho muchas veces y sobre lo que no se ha hecho nada. Yo intento hacer algo, todo lo que está en mi mano desde mi posición. Os lo podría contar, es mucho esfuerzo y compromiso.

Pero eso no os interesa mucho, solo de boquilla. Queréis que sea mala.

Un día, uno de esos en los que estás horas y horas en el autobús, bebí hasta hartarme por puro aburrimiento, así que cuando paramos en un bar yo ya estaba bastante borracha. Me pidieron que me largara del bar, ya que iban a cerrar. El problema es que no me lo pidieron por favor. No podía entender por qué alguna gente no es un poco más amable. Cuando me quise dar cuenta, estaba esposada en el asiento de atrás de un coche patrulla. Empecé a forcejear con las esposas con bastante buena suerte, me las quité, bajé la ventanilla del coche y le dije al agente que tenía delante de mí enseñándole las esposas: “oye, me parece que esto es vuestro”. Los polis se volvieron locos. Pararon el coche patrulla y me esposaron, esta vez con las manos detrás de la espalda, y también los pies. Cuando arrancaron otra vez, tumbada y esposada de arriba abajo en el asiento de atrás, la que se volvió loca fui yo, y la emprendí a patadas contra todo lo que pillé hasta que rompí la ventanilla del coche.

A la mañana siguiente, me disculpé con mi gente, y prometimos mantenerlo en secreto, pero cuando me quise dar cuenta, era portada en todas las revistas y todos me preguntaban por esto.

Tantas buenas causas, tanto compromiso, pero lo que os gusta es esto, ¿verdad, cabrones?

 

SONIK DRAWER 2018

MARVIN GAYE. SEXO Y TUMORES CEREBRALES


Muchas personas creen que la tierra es plana, y si les confías tus sueños, tus objetivos, aunque solo sean tus planes, te dirán que existen muchas dificultades que harán imposible conseguirlos. Dónde vas con esas ideas, a buenas horas. Imposible, por lo menos para ti.

No te engañes, esas limitaciones existen y son reales, pero solo en su cerebro de mierda.

A veces la vida se divide claramente en fases. Se tiende a creer que solo hay un round en este combate a mala cara, pero hay más de los que piensas.

 

Round 1

Marvin Gaye nació negro en los Estados Unidos de 1939. Empezamos mal. Hijo de un sacerdote de la Iglesia de Pentecostés, autoritario. Al prohibirle su padre dedicarse a los deportes, decidió probar con la música. Chico de coro de la iglesia, cómo no. Chico introvertido, triste, tendente a la depresión. Poco futuro, poco futuro.

Pero no ocurrió eso. Con un amigo suyo se fueron a Detroit a buscar fortuna en la música, y tanto él como su amigo se casaron con sendas hijas de Berry Gordy Jr, fundador del mítico sello Motown. Muy interesado en la música, muy interesado en el sexo.

Marvin Gaye empezó a publicar discos y a tener éxitos bastante reconocibles, la época gloriosa de Motown. Especialmente celebrados eran sus duetos con chicas del sello, sobre todo Tammi Terrell. Se especulaba de todo respecto a su relación, pero él seguía casado con la hija del jefe.

Durante un multitudinario concierto en 1967, cuando Tammi Terrell y él estaban cantando a dúo “Your precious love”, ella se desmayó literalmente en sus brazos.

Diagnóstico: tumor cerebral. Murió pocos años después.

Marvin se convirtió en una persona aún más triste y amargada de lo que acostumbraba. No quería volver a grabar nada. Aquí pudo acabar todo. No es que se diera un centavo por él, había que ver al alma en pena con pocas pocas posibilidades. ¿Dónde va a ir una persona así, con todo eso a cuestas?

 

Round 2

Después de dar tumbos durante un tiempo, decidió grabar un controvertido disco. El mismo Berry Gordy se opuso a su publicación. Eso ya no eran éxitos fáciles, bonitos y para toda la familia. Ahí había rock, soul, todo un amalgama. Y se hablaba de desigualdades raciales, crítica social, uno de los discos más importantes jamás publicados, de cualquier estilo: “What´s going on” en 1971. Se inauguró una época de discos de éxitos multitudinarios. Pero nuevamente más reveses. Se divorció de su esposa, se casó con otra mujer que le acabó abandonando por uno de sus amigos, la Hacienda Pública empezó a acosarle seriamente por supuestos fraudes fiscales. No contaba con el apoyo de su padre, que a veces le acusaba de cantar “la música del demonio”.

A finales de los años 70 Marvin Gaye, con cuarenta y pico tacos, sin sello discográfico, solo y arruinado, acabó malviviendo en una furgoneta durante un tiempo.

Ahora sí que se acabó. Los tierraplana lo tenían muy claro, ya no tenía ni dónde caerse muerto.

 

Round 3

A principios de los 80 firma un contrato millonario con CBS y …. ¿para qué?

Bueno, no esperarán que a estas alturas nos hable de sexo, que me parto de risa, mejor que tire por la crítica social y a ver qué pasa.

Contra todo pronóstico, el disco “Midnight Love” de 1982 contiene una de las canciones sobre sexo más conocidas de todos los tiempos “Sexual healing”. Número uno indiscutible en todo el mundo.

Los tierraplana no dan crédito. Vamos a cambiar de tema y a hablar de otra cosa.

Estaba otra vez en la cresta de la ola. La compañía de discos prometía cuidar al nuevo ídolo, que parecía tener cuerda para rato, después de todo lo que había pasado.

Uno de esos días de renovada gloria, Marvin Gaye muere al vaciarle su propio padre el cargador de su pistola durante una discusión, puede que trivial, puede que no.

El comportamiento de su padre era difícilmente justificable, a pesar de su carácter, así que en el juicio se le sometió a diversas pruebas médicas.

Diagnóstico: tumor cerebral.

 

No creo que se pueda resumir su vida como gloriosa, a pesar de momentos de indiscutible felicidad, más bien, más bien, como decía él, era una persona triste.

“Hay veces en que me siento infeliz y debo sonreír; hay veces en que quisiera llorar o gritar y debo sonreír. Desgraciadamente, así funciona este negocio y me veo obligado con demasiada frecuencia a poner buena cara a gente a la que no le importan para nada mis sentimientos”.

Marvin, Marvin.

Como todo el mundo.

 

SONIK DRAWER 2018