BRUNO LOMAS


Una estrella del rock.

En el actual sistema vigente, además de premiar a triunfadores y castigar a innovadores, prima el beneficio. En cuanto no lo proporcionas, no interesas.

Hay grupos y personas que son respetadas aunque haya mucho tiempo que no sacan discos interesantes, Elvis (básicamente porque está muerto), Rolling Stones, Pink Floyd, etc.

Sin embargo no hay ni un solo caso en España en el que ocurra eso. Somos un país con cultura aún más baja que el sistema actual vigente, lo cual es para pensárselo.

Miguel Ríos posee una carrera musical digna de mención, pero nadie le perdona la megalomanía estúpida de “Bienvenidos”, y los conciertos con Ana, Víctor y Joan Manuel. En mi opinión era mucho peor ver a Elvis diciendo “Aloha from Hawaii” y cantando con boas de colores a putas viejas ricachonas.

Sin embargo Elvis es una leyenda. Merecida.

La potente voz de Bruno Lomas dejaba con la boca abierta a cualquiera, aunque te creas que ya lo has escuchado todo. Eso unido a su entusiasmo y su empuje, le convertía en un animal mítico, legendario.

Cantaba con auténtica furia, genuina, no impostada.

Bailaba con pasión. Sí, bailaba. Y te aseguro que sudaba masculinidad por cada poro.

Después de pasar por varios grupos, daba igual que pasara de la canción melódica para participar en el Festival de Música de Benidorm, hasta versiones de clásicos de rock. Su voz siempre salía airosa, no solo airosa, convertía cualquier canción en inolvidable.

Como canción melódica, tan de moda en los sesenta en Francia, España e Italia, la canción “Como Ayer” barre de tu mente cualquier otra en la que estés pensando.

Pero las versiones de clásicos rock eran una auténtica pasada. En “Irresponsable”, después de dejar claro que está completamente trastornado (en la mejor línea del mejor Elvis), con una potencia y pasión de no dar crédito, suelta “sé que loco estoy por ti, lo tengo que jurar por mi salud, oh, yeah!!!” que te arranca del suelo de raíz.

Había gente que se compraba sus discos porque prefería sus versiones a las originales.

Su último destello fue colaborando en el disco “Introglicerina” de Seguridad Social, en 1990, cuando estaban despegando para ser un auténtico grupo de rock, con su actitud punk bien dirigida y justo antes de “Furia Latina”. En su mejor momento. Su líder, José Manuel Casañ, decía que le iba a componer algunas canciones y hacerle un disco. Pero Bruno se murió.

Ahora nadie le recuerda.

En otro contexto, en otro país, sería una auténtica leyenda.

Aquí seguimos, despreciando los regalos y con el último disco de Melendi anunciado hasta en el Telediario.

SONIK DRAWER 2017

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s