CUANDO JESÚS ERA VULGAR


 

Un soleado día, un grupo de jóvenes ingleses fueron a veranear a España, y les extrañó bastante que hubiera tanta gente que se llamaba Jesús. Incluso era un nombre muy común. Lo unieron con el apellido más común inglés que se les ocurrió, y ya estaba.

Jesus Jones había nacido. Unos críos que solo pensaban en el skate y en pasarlo bien sin ninguna pretensión. Y ser modernos. En muchas entrevistas les preguntaban sobre el posible carácter religioso del nombre del grupo, y ellos se asustaban un poco.

Unos críos.

Mike Edwards era el compositor, cantante, y productor del grupo. Fan obsesivo de las nuevas tecnologías que, cámara en ristre, filmaba todo lo que se le ponía por delante. Eran tan enérgicos, les gustaba tanto divertirse y eran tan modernos, que tuvieron éxito. Cuando lo alcanzaron, seguían siendo tan críos que se mearon en los pantalones, por ello bautizaron su segundo disco como “Doubt”, dudando de sus posibilidades de éxito, inseguros ante las expectativas creadas.

Sin embargo, tenían la imagen, y el disco era como una meta-anfetamina, como un terremoto. La compañía de discos les exigía cientos de canciones, y ellos las hacían, incombustibles.

Éxito.

Vale, de acuerdo.

Y ahora, ¿qué?

Eso de que son jóvenes y pueden con todo siempre es mentira. Acabaron totalmente exhaustos después de la gira, y con problemas personales entre ellos.

Tiraron hacia la electrónica más vanguardista para su fantástico nuevo disco “Perverse”, su fusión personal del techno y el rock alcanzaba techos insospechados.

Pero, a todo esto, ¿en qué año estamos?

“Perverse”, su mejor disco con diferencia, con todo su rock electrónico sofisticadísimo apareció durante el auge del grunge. Crítica y público les crucificaron sin ningún miramiento. Además, coincidió con el divorcio de Mike Edwards.

A esto en mi pueblo se le llama estar en el fondo del pozo. Las ganas de divertirse sin ninguna pretensión se pagan muy caro a largo plazo.

Como ellos mismos decían, era como si miraran hacia adelante, hacia un futuro tecnológico lleno de posibilidades, y posible, y todo el mundo quisiera mirar hacia atrás. Usando como pretexto y manipulando la actitud de Kurt Cobain, el rock volvió a la edad de piedra, terreno más seguro y predecible para todo el mundo.

Jesus Jones se quedaron obsoletos, siendo los más modernos.

Para el vídeo de “The devil you know”, contaron con Zanna, artista dedicada en cuerpo y alma a su trabajo.

Visualmente, en cuanto a modernidad, provocación, y demostración indiscutible de que una imagen vale más que mil palabras, el vídeo no tiene nada que envidiar al aspecto visual del “Achtung Baby” de U2, y eso es decir mucho.

Pero todo daba igual, estaban sentenciados. Mike Edwards cayó en una depresión (espero que a nadie le extrañe), y tardó años en volver a componer. Para entonces ya no eran tan jóvenes ni tan modernos.

Pero al menos siguen cuerdos – “no nos gusta engañarnos, ahora ya no vamos a cambiar nada, estamos en el mercado de la nostalgia”.

Pero siguen teniendo fans, siguen haciendo discos. Otra semilla del diablo.

 

SONIK DRAWER 2017

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s